Las sesiones infantiles en otoño tienen un color muy bonito. Martina tiene ahora 15 meses y está aprendiendo a andar. Aprovechamos la hora del atardecer para hacer una sesión súper divertida, con los aitas andando, jugando con Niko (un peluche que le encanta) y con los globos. Ella ni se enteró de que le estábamos haciendo fotos, se lo paso (nunca mejor dicho) como una enana!

entrada-blog-1 entrada-blog-2 entrada-blog-3