Una sesión de fotos de recién nacido me parece una bienvenida ideal a un nuevo miembro de la familia.
A Paule, además de sus aitas, le esperaba su hermano, todo un terremoto (ya veréis), además donde mejor que en casa para pasar un rato a gusto en familia.