Mi forma de trabajar es bastante sencilla, pero dejadme aprovechar estas breves líneas para contaros como lo hago.

Las prisas no son buenas compañeras si queremos un resultado natural, por eso me gusta tomarme el trabajo con calma. Me gusta charlar mientras trabajo, conoceros, reír,…  El número de fotografías varía en función del tipo de reportaje (suelen ser entre 50 y 100), pero yo no termino de trabajar hasta que considero que tengo suficiente material. Así que guardad para mi una hora y media como mínimo, a partir de ahí cada sesión se puede alargar en función de como se desarrolle.

Con respecto a las entregas, SIEMPRE entrego mi trabajo en formato digital, en JPG, máxima resolución y sin firmas ni marcas de agua. En una galería privada para que os podáis descargar las fotografías (para las sesiones de familia, infantiles, embarazo y recién nacido) o en un pendrive de madera (en las sesiones de pareja y bodas).

Tengo a vuestra disposición diferentes opciones para realizar álbumes. Siempre de alta calidad y con la sencillez como bandera. Con la cubierta de tela y en papel fotográfico velvet. Un álbum es una forma preciosa de disfrutar de las fotos. Pero si te apetece algo diferente, y como si de una pequeña caja de tesoros se tratara, puedes escoger guardar tus recuerdos en una caja de madera personalizada.